LA GENTE QUE ME GUSTA

Primero que todo me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que saben lo que hay que hacer y lo hace en menos tiempo del esperado.

Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus actuaciones, La que no deja nada al azar.

Me gusta la gente que no pierde de vista que somos humanos y que nos podemos equivocar.

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo, entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría. Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonados a las decisiones de su jefe.

Me gusta la gente de criterio. La que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó. Y la que al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente; a estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente de garra, que entiende los obstáculos como un reto.

Me gusta la gente ésta, me comprometo a lo que sea, así no reciba ninguna compensación. Ya con haber tenido esa gente a mi lado me doy por retribuido.
 

Anónimo

© 2001-2003, Web de Recursos Cristianos