Los pasos de fe ¿Qué son y para qué sirven?



Ocurrió cuando cursaba el primer semestre en el Seminario Teológico. Nos habían enviado a un lugar remoto del pacífico colombiano a realizar un trabajo práctico de misiones. No era otra cosa que evangelizar la comunidad, celebrar servicios religiosos y promover una escuelita bíblica vacacional entre los niños. Sobra decir que en la región abundaban el escepticismo, la brujería y la miseria. El panorama no era alentador y representaba para nosotros un verdadero reto, que además de ayudar a identificar puntos vulnerables, nos permitía aplicar correctivos dentro de la formación pastoral.

El problema comenzó cuando una noche, después de la reunión evangelística, trajeron una mujer gravemente enferma. A duras penas podía caminar. Padecía un extraño mal. Sus familiares no tenían mucha esperanza de que conservara la vida... ¡Y la traían a nosotros para que oráramos por ella!. Los ojos de todos estaban expectantes. Esperaban un milagro...

Sobra decir que mil pensamientos cruzaron por mi mente:¿Qué hacer?¿Orar?¿Y si la enferma empeoraba?¿Qué dirían los habitantes de aquél paraje? No había salida, asi que con mi pareja de misiones hicimos lo único que teníamos a mano: clamar por el poder de Dios. Cuando concluimos la oración, todavía albergábamos inquietudes...

Al día siguiente, terminada la predicación, se acercó una mujer con una sonrisa amplia. Dio las gracias por el poder divino que para ella era nuevo. Personalmente no entendí de qué me hablaba. Se lo dije y ella nos recordó el incidente de la noche anterior: "Ustedes oraron por mi. Y Dios me sanó". Estaba feliz...

¿Qué ocurrió? Que el Señor respondió cuando dimos un paso de fe: cuando avanzamos un poco más... Cuando dejamos de lado la duda y creímos que algo extraordinario podría ocurrir...

Los pasos de fe que traen victoria

Dar pasos de fe ¿Qué es? Son los pasos que damos por encima de la lógica. Esa experiencia la vivieron los discípulos de Jesús, un soleado día en el lago de Genesaret. Tras compartir su mensaje transformador, el Señor le dijo a Simón:"Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado..." (Lucas 5: 4, 5 a).

La razón decía que no valía pena volver a intentarlo. Los reportes meteorológicos y las condiciones señalaban que definitivamente no habría pesca. ¿Para qué esforzarse si nada ocurriría?... Simón y sus compañeros no estaban dispuestos a perder el tiempo...

Eso es quizá lo que usted piensa. Los médicos le han confirmado que su enfermedad es incurable a la luz de la ciencia. Quienes están a su alrededor señalan que el problema que enfrenta no tiene solución. Sus amigos y conocidos le anuncian que su crisis financiera es inevitable.

¿Qué hacer? Sobreponernos a la lógica. Ir más allá. Vencer el temor y la incredulidad... y avanzar...

Si creemos, veremos milagros...

Cuando decidimos dar pasos de fe, sin doblegarnos por la opinión de los demás, los milagros ocurren.

Después de la rápida respuesta, Simón Pedro pasó a decir: "... más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía" (versículo 5 b, 6).

Si tan solo abandonamos la duda y actuamos, de seguro nuestra vida será diferente, se abrirán las puertas a un mundo de señales y prodigios. Por eso es necesario creer. No es fácil, pero hoy es el dia de comenzar.
 

Fernando Alexis Jiménez
Pastor y evangelista
Página en Internet: www.adorador.com/heraldosdelapalabra
Correo electrónico: fernando@adorador.com
Ministerio de Evangelismo y Misiones "Heraldos de la Palabra"

Imprime esta Reflexión directamente.    

Mira todas las Reflexiones disponibles.
Haz click aquí

© 2001-2003, Web de la Iglesia de Cristo en Sevilla - Web de Recursos Cristianos