Volver

Verdades Biblicas acerca de:

Los ancianos

linea_animada.gif (5083 bytes)

Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré.

Isaías 46:4

Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas.

Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir,

Salmo 71:17,18

La gloria de los jóvenes es su tuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez.

Proverbios 20:29

Corona de honra es la vejez, que se halla en el camino de justicia.

Proverbios 16:31

Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes,

Salmo 92:14

Porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán.

Proverbios 3:2

Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.

Salmo 91:16

Joven tui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan.

Salmo 37:25

Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo:

No te desampararé, ni te dejaré;

Hebreos 13:5

Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida?

1ª Tesalonicenses 2:19

Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Salmo 23:4

Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está de sed su lengua; yo Jehová los oiré, yo el Dios de Israel no los desamparare.

Isaías 41:17

Y olvidarás tu miseria, o te acordarás de ella como de aguas que pasaron.

Job 11:16

¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mio.

Salmo 42:5

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 8:38,39

Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera.

Isaías 64:4

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mí vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Salmo 23:6

linea_animada.gif (5083 bytes)

  © 1999 Iglesia de Cristo de Sevilla