Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  6  de Noviembre de 2005 - Nº 387

Cuando observo el campo sin arar, cuando las herramientas de labranza están olvidados, cuando la tierra esta quebrada y abandonada me pregunto:

¿Dónde están las manos de Dios?

Cuando observo la injusticia, la corrupción, el que explota al débil.

Cuando veo al prepotente y pedante, enriquecerse del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino carente de recursos para defender sus derechos, me pregunto:

¿Dónde están las manos de Dios?

Cuando contemplo a esa anciana olvidada, cuando su mirada es nostálgica y balbucea aún palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto:

¿Dónde están las manos de Dios?

Cuando miro a ese joven, antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol. Cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora con harapos, sin rumbo, sin destino; me pregunto:

¿Dónde están las manos de Dios?

Cuando esa chiquilla que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar la existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale a vender su cuerpo; me pregunto:

 ¿Dónde están las manos de Dios?

Cuando aquél pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico o su miserable cajita de dulces sin vender. Cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán o debajo de algún puente titiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito. Cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanza vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto:

¿Dónde están las manos de Dios?

Y me enfrento a él y le pregunto:

- ¿Dónde están tus manos Señor? para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados.

Después de un largo silencio, escuché su voz que me reclamó:

- ¿No te has dado cuenta que TÚ eres mis manos? ¡Atrévete a usarlas para lo que fueron hechas, para dar amor y alcanzar las estrellas!

Y entonces comprendí que las manos de Dios somos TÚ y YO. Nosotros somos los que tenemos la voluntad, el conocimiento y el coraje para luchar por un mundo más humano y más justo, aquellos cuyos ideales sean más altos que no puedan acudir a la llamada del destino, aquellos que desafiando el dolor, la crítica, la blasfemia, se reten a sí mismos para ser las manos de Dios.

Señor, ahora me doy cuenta que mis manos están sin llenar, que no han dado lo que deberían dar. Te pido perdón por el amor que me diste y que no he sabido compartir. Sé que las debo usar para amar y conquistar la grandeza de la creación. El mundo necesita esas manos llenas de ideales y estrellas, cuya obra magna sea contribuir día a día a forjar una civilización.

Unas manos que busquen valores superiores, que compartan generosamente lo que Dios nos ha dado y puedan al final llegar vacías al cielo porque entregaron todo el amor para el que fueron creadas.

Y entonces Dios seguramente dirá:

Estas, ¡son mis manos!

Web de Recursos Cristianos


DICHOSOS

DIOS HABLA

DIOS HABLA

DIOS HABLA

 

  NOS PREDICARON

El domingo 23  de este mes estuvo con nosotros nuestro hermano de La Linea (Cádiz), David Bianchi. El nos llevó en la exposición de la Palabra y nos acompañó junto a su esposa, hijo y familiares.

También  el pasado  domingo 30 de Octubre nos visitó nuestro  querido hermano Juan Hernández de Chipiona, junto a su esposa, y nos llevó también en el mensaje de la Palabra.

¡Gracias hermanos por vuestro esfuerzo en venir para estar con nosotros y compartir la Palabra del Señor!

  ORACIONES

  LLEGAMOS AL NUMERO 1

Si hermanos nuestra Web de Recursos Cristianos ha llegado al número 1 del Top de Sitios Cristianos que es el ranking de las 50 mejores Webs votadas por los visitantes.


DIOS HABLA

 

 

 

Si piensas que estás vencido... lo estás

Si piensas que no te atreves... no lo harás

Si piensas que te gustaría ganar, pero crees que no puedes...no lo lograrás

Si piensas que perderás... ya has perdido El éxito comienza con la voluntad del hombre. Porque muchas carreras se han perdido antes de haberse corrido.

Piensa en grande y tus hechos crecerán

Piensa en pequeño y te quedarás atrás

Piensa que puedes y podrás La batalla de la vida, la gana aquel que cree poder.

 


NUESTRO VALOR Y EL 
DE UN BILLETE DE 500 €

 

 

 

En una sala de aproximadamente doscientas personas, un conocido orador comenzó su charla levantando un billete y preguntando: ¿Quien quiere este billete de 500 Euros?

Pronto empezaron a levantarse algunas manos. El dijo: 'Voy a dar a alguien este billete, pero antes permítanme hacer esto"; y arrugó repetidamente el billete y volvió a preguntar: ¿Quien lo quiere todavía? Aun así, todas las manos permanecían levantadas.

"Muy bien", respondió, "Qué pasa si hago esto?" Tiró el billete al suelo y comenzó a pisotearlo y estrujarlo contra el suelo con su zapato. Lo recogió y lo levantó de nuevo todo ennegrecido, sucio y aplastado. volvió a preguntar; ¿"Quién lo quiere ahora"? Todas las manos seguían levantadas, a pesar del estado pésimo en el que se encontraba el billete maltratado.

Amigos míos, todos hemos ahora aprendido una valiosa lección. No importa lo que le haga a este dinero, aún así lo quieren porque no ha disminuido su valor. Todavía sigue valiendo 500 Euros.

Muchas veces en nuestras vidas somos arrugados, aplastados y ensuciados en el fango por las decisiones erróneas que tomamos o por las circunstancias adversas que se nos presentan, y nos sentimos como que ya perdimos nuestro valor. Pero no importa lo

que nos haya pasado o lo que nos vaya a pasar, nunca vamos a perder nuestro valor ante los ojos de Dios. Para El, sucios o limpios, aplastados o enderezados, ennegrecidos o brillantes, somos siempre sus preciosos y valiosos hijos.

El valor original de nuestras vidas radica mas allá de lo que sabemos y hacemos en descubrir QUIENES SOMOS.

 

Cuadernos para la Paz, nº 9

 

Si piensas...

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO