Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  22  de Mayo de 2005 - Nº 380

¿POR QUÉ HUIMOS DEL DOLOR?

¿Por qué huimos del dolor?¿Por qué nos escondemos ante las pruebas?¿Por qué buscamos la solución en la oscuridad y la soledad?

Muchas veces nos centramos en nosotros mismos y tan solo pensamos en lo desgraciados que somos, en como hemos llegado a esto, que solo nos pasan cosas malas a nosotros; y empezamos a compararnos con la vida de los demás y sentimos miedo cuando nos quedamos físicamente solos ante el peligro.

No te preocupes, a Elías le pasó lo mismo, tuvo miedo y huyó; sé escondió en las montañas, en una cueva descansó su alma. Esperando no ser descubierto, deseando morir, renegando de su vida. ¿No nos ha pasado esto más de una vez? Seguro que si. Cada día buscamos la máxima satisfacción en todo lo que hacemos, evitamos los problemas y cuando vienen nos escondemos, nos hundimos, desaparecemos y entramos en una espiral de queja y autocompasión en la que nos revolcamos hasta, como Elías, desear morir.

Cuando nos encontramos en un estado como este siempre esperamos que Dios obre un milagro, que aquel examen sea aplazado, que aquella prueba sea eliminada, que aquella persona desaparezca de nuestra vida, en definitiva que ocurra algo sobrenatural. Nos equivocamos.

Elías vió pasar el poderoso viento que incluso rompía las piedras. Elías vió pasar un terremoto. Vió pasar un gran fuego pero Dios no estaba allí, y por último Elías oyó pasar un susurro apacible y delicado y allí estaba Dios.

No esperes que ocurra el milagro, ten los ojos abiertos ya que Dios se manifiesta en las pequeñas cosas que te rodean, esa palabra, esa persona, ese versículo. Dios no va a eliminar las pruebas pero si te dará fuerzas para superarlas, y como el ángel fortaleció a Elías, así lo hará con todos nosotros y cada uno de nuestros días.

Recuerda qué Dios se hace grande en las pequeñas cosas. Que El se manifiesta en los pequeños detalles y que su mano es apacible y delicada.

Salgamos de la cueva que nos encierra, salgamos a la luz y que nuestra vida hable de que confiamos en Dios. Que Dios no tenga que decirnos ¿Qué haces aquí José, Ana, Abi, Samuel?

EL GRUPO DE JÓVENES

 

  

  HA SIDO OPERADA

Nuestra querida hermana Mari Pérez fue intervenida quirúrgicamente el pasado día 12 de Mayo, ella seguramente cuando tengas este boletín en tus manos estará ya dada de alta y recuperándose en su casa. Oremos por ella para que Dios la recupere totalmente y pueda estar pronto en la iglesia adorando a Dios con todos los hermanos en la fe.

  FALLECIMIENTO

El pasado día 17 de Mayo partió para estar con el Señor nuestra querida hermana Carmen Cabezas a la edad de 80 años. Toda la iglesia se une al dolor de sus hijos Carmen y Eulogio, como asi mismo a toda su familia. Carmen ahora está disfrutando de esas maravillosas  moradas eternas en los cielos con el Señor. Oremos para que Dios fortalezca en estos díficiles momentos a su familia.

  ENFERMOS POR LOS QUE ORAR

Manuel Jiménez, Valme Rodríguez, Manuel Salvador, Loli Mallen. Fco Naranjo y Antonio Gil.

  BODA

Nuestra querida hermana Noemí Molina y Guillermo contrajeron matrimonio en los juzgados de Sevilla el pasado viernes día 13 de Mayo. Desde aquí les deseamos que sean muy felices y que sobre todas las cosas Dios bendiga de una manera muy grande sus vidas para siempre. Felicidades.


"Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo."

Gilbert Chesterton

 

El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar que la llamen.

Francisco de Quevedo

 

"Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera."   

Francois de La Rochefoucauld

 

El primer grado de la riqueza es tener lo preciso, y el segundo, lo que basta.

 Séneca


LOS TEÓLOGOS Y LA SIRVIENTA

 

 

Un grupo de estudiosos de la Palabra de Dios solían reunirse para debatir cuestiones sobre la vida cristiana. En una de esas reuniones se planteaban como cumplir el mandamiento bíblico: "orad sin cesar". Algunos propusieron varias soluciones que no satisficieron a la mayoría. Finalmente comisionaron al más anciano y sabio para, que estudiara el asunto a fondo y preparase una respuesta para la próxima reunión.  En la sala contigua, la sirvienta encargada de la limpieza, (que había escuchado la conversación) a la salida de uno de los teólogos le dijo:

 "¿Necesitan un mes para hallar el significado de esa pregunta? Es uno de los más sencillos de la Biblia".

"Bien jovencita (le respondió el teólogo) ¿Qué nos puede decir al respecto? Díganos cómo entiende usted el versículo: "orad sin Cesar", ¿Puedes pasarte la vida orando? ¿tienes tanto tiempo libre?.

"Si señor puedo pasarme la vida orando, cuantas más cosas tengo que hacer, más puedo orar".

"De acuerdo jovencita, pues dinos como lo haces porque aquí todos pensamos lo contrario."

"Bien Señor, cuando abro los ojos en la mañana, le pido al Señor que me abra los ojos del entendimiento. Cuando me visto, le pido que me vista con su manto de justicia. Mientras me lavo, le pido que me limpie de todos mis pecados. Mientras desayuno, le doy gracias por los alimentos y le pido que me ayude a alimentarme también de la Palabra de Dios. Cuando hago mis labores le pido al Señor las fuerzas para realizarlas y además para hacerlo con gozo y agradecimiento. Mientras estoy ocupada con mis hijos, veo a Dios como un Padre y le pido que me ayude a ser una buena hija suya. Cuando enciendo el fuego para preparar la comida, le pido a Dios que avive mi alma y haga crecer en mi el santo fuego de su Espíritu; y así sigo todo el día, cualquier cosa que hago me da un motivo para orar."

 - Señorita, hoy nos ha dado una gran lección (respondió el teólogo)

JUAN VARELA.


 Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO