Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  27  de Junio de 2004 - Nº 362

  SE ACERCAN LAS FECHAS DE LAS CONFERENCIAS NACIONALES

Desde hace años vive en mí la idea de llevar a cabo un estudio sobre el ministerio público y el ministerio privado de Jesús. Soy consciente que para abordarlo con un mínimo de éxito tendría que leer muy detalladamente los cuatros Evangelios y averiguar cuándo hablaba a las multitudes, como en Marcos 3:7-8, y cuándo enseñaba a los once en la intimidad, de manera particular, según hace constar el mismo Marcos 4:34.

Un dato tengo claro. Cuando resucita de la tumba Cristo pasa en la tierra 40 días. Todo ese tiempo lo dedica exclusivamente a los discípulos. Ni un encuentro más con las multitudes, ni un milagro más para los extraños, ni un discurso, ni una parábola, ni una aproximación a lo que hoy llamaríamos gente de fuera, o inconversos. Los 40 días los consagra integro a los suyos, a cimentar sus creencias, a fortalecer su carácter, a afirmarlos en la fe, a concienciarlos sobre la importantísima misión que les aguardaba.

Es esta una lección que nos conviene tener en cuenta siempre.

Necesitamos un aparte con Jesús. Un encuentro entre nosotros, los que pertenecemos a El. Unos días juntos en los que aislarnos de nuestras rutinas diarias y abrir la Biblia para conocer mejor a Dios, para estimularnos en la fe, para aprender otro poco de Jesucristo, para aumentar siquiera un palmo en nuestra estatura espiritual.

Con esta intención se organizan las Conferencias Nacionales, que este año tendrán lugar en Albacete entre el 8 y el 11 de Julio. Ya tenemos el lugar apalabrado. Se han enviado los programas. Los oradores están preparando sus conferencias. Un grupo de personas han trabajado para ponerlo todo a punto.

Queremos que los predicadores animen a los miembros de la Iglesias. Que éstos sean conscientes de los beneficios que obtienen de las conferencias. No sólo espirituales, también fraternales, humanos.

El problema es siempre el mismo: la desgana: “Esta muy lejos”, “no tengo dinero”, “me falta tiempo”, “las fechas no me vienen bien” y un largo etcétera.

Los de fuera, los inconversos, no ponen objeciones cuando se les oferta lo que a ellos les gusta. Recorren pie el camino de Santiago. Acuden en caravana al Rocío. Llenan locales para aplaudir al cantante de moda. Se trasladan de una ciudad a otra y hasta de uno a otro país y gastan lo que tienen y lo que no tienen para presenciar un partido de fútbol que dura hora y media o una corrida de toros que dura dos horas.

Ellos son los fanáticos. Nosotros somos los apáticos, los indolentes, los negados a un pequeño esfuerzo de tiempo y de dinero.

Vuelvo a la idea del ministerio privado de Jesucristo. Según Marcos 6:31, en una ocasión dijo a los discípulos: “Venid vosotros aparte…. Y descansad”.

Ese lugar, para ti, este año, esta en la Residencia Universitaria Campus, de Albacete. Allí te esperamos. Si aún no te has inscrito, hazlo ya. Llama al Secretario del Consejo Ejecutivo de las Iglesias de Cristo, Vicente Ruiz, y pídele que te reserve las plazas que necesites. Este es su teléfono: 954-430698.

Saludos,

Juan Antonio Monroy


  FALLECIMIENTOS

El día 18 de Junio falleció en Sanlucar de Barrameda una gran mujer de fe, una pionera , una mujer intrépida y luchadora, nos referimos a nuestra querida hermana que ya esta en el cielo con Dios, Angelita, esposa de nuestro querido hermano Manolo Buzón, un hombre también luchador y de fe hasta el final. Ella deja una gran familia como son sus hijos, todos consagrados y dedicados por entero a la obra del Señor.

Desde esta pagina nos unimos en el sentimiento a nuestros muy queridos hermanos, deseando de todo corazón que Dios los ayude en estos momentos difíciles. Que Dios os bendiga.

También a  consecuencia de un accidente de tráfico hace un par de semanas partió para estar con el Señor nuestro querido hermano, Julián Illanes. El Señor lo llamó a su presencia muy joven. Desde aquí pasamos nuestro mas sentido pésame a toda su familia y compañeros, pidiendo a Dios que El sea el que los fortalezca y ayude a salir adelante en tan difícil situación.

  BAUTISMOS

El pasado Domingo día 20 , tuvimos la gran alegría de tener en nuestra iglesia seis bautismos: Patricia, Miriam López, Ana Pardo, Isaac Ruiz, Adrián Guillen, y Rubén Morilla.

Fue una mañana maravillosa. Pedimos a Dios que ellos sean instrumentos útiles en las manos de Dios y que nosotros como creyentes ya de muchos años sepamos darles ejemplo con nuestras vidas y ser ayuda en todo momento para ellos. Dios quiera que pronto pueda haber mas bautismos.

  UNA GRAN MEJORIA

Así es nuestro querido hermano Fermín poco a poco esta recuperando la vista debido a unas operaciones de cataratas en ambos ojos, gracias a Dios esta mucho mejor. El pide que sigamos orando por el.

 

  PEPE GALVAN Y ESPOSA

Nuestro muy queridos hermanos Pepe Galván y su esposa Yolanda han sido padres por segunda vez . Ahora ha sido un niño, ya tienen la parejita. Ellos están muy felices. Desde aquí les deseamos nuestras mas sincera enhorabuena.


Hay un período cuando los padres quedan huérfanos de sus hijos. Es que los niños crecen independientes de nosotros, como árboles murmurantes y pájaros imprudentes. Crecen sin pedir permiso a la vida. Crecen con una estridencia alegre y, a veces, con alardeada arrogancia. Pero no crecen todos los días, de igual manera, crecen de repente. Un día se sientan cerca tuyo en la terraza y te dicen una frase con tal naturalidad que sientes que no puedes más ponerle pañales. ¿Dónde quedaron la placita de jugar en la arena, las fiestitas de cumpleaños con payasos, los juguetes preferidos?... El niño crece en un ritual de obediencia orgánica y desobediencia civil. Ahora estás allí, en la puerta de la discoteca, esperando que él/ella no sólo crezca, sino aparezca. Allí están muchos padres al volante, esperando que salgan zumbando sobre patines y cabellos largos y sueltos. Allá están nuestros hijos, entre hamburguesas y refrescos en las esquinas, con el uniforme de su generación, e incómodas mochilas de moda en los hombros. Allí estamos, con los cabellos casi emblanquecidos. Esos son los hijos que conseguimos generar y amar a pesar de los golpes de los vientos, de las cosechas, de las noticias y de la observación, y aprendiendo con nuestros errores y aciertos. Principalmente con los errores que esperamos que no repitan. Hay un período en que los padres van quedando un poco huérfanos de los propios hijos... ya no los buscaremos más de las puertas de las discotecas y de las fiestas. Pasó el tiempo del piano, el ballet, el inglés, natación y el kárate. Salieron del asiento de atrás y pasaron al volante de sus propias vidas. Deberíamos haber ido más junto a su cama al anochecer, para oír su alma respirando conversaciones y confidencias entre las sábanas de la infancia, y a los adolescentes cubrecamas de aquellas piezas llenas de calcomanías, póster, agendas coloridas y discos ensordecedores. No los llevamos suficientemente al cine, a los juegos, no les dimos suficientes hamburguesas y bebidas, no les compramos todos los helados y ropas que nos hubiera gustado comprarles. Ellos crecieron, sin que agotásemos con ellos todo nuestro afecto. Al principio fueron al campo o fueron a la playa entre discusiones, galletitas, congestionamiento, navidades, pascuas, piscinas y amigos. Había peleas dentro del auto, la pelea por la ventana, los pedidos de chicles y reclamos sin fin. Después llegó el tiempo en que viajar con los padres comenzó a ser un esfuerzo, un sufrimiento, pues era imposible dejar el grupo de amigos y primeros amoríos. Los padres quedaban exiliados de los hijos. "Tenían la soledad que siempre desearon", pero de repente, morían de nostalgia de aquellas "pestes". Llega el momento en que sólo nos resta quedar mirando desde lejos y orando mucho (en ese tiempo, si nos habíamos olvidado, recordamos cómo orar) para que escojan bien en la búsqueda de la felicidad, y que la conquisten del modo más completo posible. El secreto es esperar... En cualquier momento nos pueden dar nietos. El nieto es la hora del cariño ocioso y picardía no ejercida en los propios hijos, y que no puede morir con nosotros. Por eso, los abuelos son tan desmesurados y distribuyen tan incontrolable cariño. Los nietos son la última oportunidad de reeditar nuestro afecto. Así somos, sólo aprendemos a ser hijos después que somos padres, sólo aprendemos a ser padres después que somos abuelos...     

Autor desconocido

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO