Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  9  de Mayo de 2004 - Nº 359

A veces me pregunto si ya no quedan más ideas que exponer ni más cosas que escribir. Me da la impresión de que los recursos que Dios ha puesto al servicio del hombre desde que empezó el mundo para que le podamos escuchar se han agotado y estamos a las puertas quizás, de nuestro propio monologo, es decir condenados a vivir hasta el final alimentándonos de nuestras propias ideas, recursos y oídos sordos.

No resulta fácil ser creativos, escribir, buscar ideas y preparar mensajes empleando los mejores recursos para que las personas reaccionen, hagan y obedezcan, sobre todo a la Palabra de Dios.

Dios utiliza a ciertas personas para inspirarlas, para ayudarlas a que sirvan de instrumentos para que tu vida no sea un monologo, sino un dialogo con Dios. Pero lo cierto y verdad es que no solo se aburren estas personas, también la paciencia de Dios tiene límite, y El también se cansa, establece su tiempo y cuando se cumple ya no hay vuelta atrás. El apóstol Pablo nos dice en ese bello capitulo del amor que llegará un día en que las profecías se acabarán y cesarán las lenguas y que el amor nunca dejaría de ser. ¡Que sabia es la Palabra!

Es muy profundo este versículo, el amor nunca va a dejar de ser, pero no tu amor y el mío. Nuestro amor es imperfecto, solo el amor de Dios va a ser capaz de mantenerse firme ante nuestras actitudes, y nuestras, a veces,  rebeldías a la Palabra. Terminarán quizás las palabras, puede ser que la paciencia de los pocos predicadores que queden se agoten o quizás su inspiración se seque. Puede ser que hasta las ideas mas sublimes no sean capaces de ser transmitidas ya ni por un simple bolígrafo y entonces la repercusión será tremenda en nuestras vidas. El amor, las relaciones de los unos con los otros pueden quedar en simples utopías y solo quedaría religión, cultos en iglesias abiertas para nuestra propias costumbres. Esto es terrible, sin embargo el amor de Dios va a mantenerse fiel hasta el final, esa va a ser la última puerta que quedará abierta al hombre y al creyente hasta el fin de todas las cosas: la puerta de su gracia  y de su amor. Pero lo trágico de esto resultará cuando ya no tengamos a quien oír, posiblemente y a causa de esto, muchos se extravíen  y se alejen de aquel que un día nos llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Me resulta un poco triste escribir este artículo, y no lo hago como punto de referencia a nadie solo miro como esa referencia a mi mismo. Me cuesta trabajo expresar mis sentimientos, chocan la buenas palabras, los buenos gestos, el decir te quiero, el echarte el brazo por encima. Es triste, pero cierto, todo cambia en la vida, las iglesias, las personas. Los creyentes creen que la iglesia, que el cristianismo se tiene que actualizar como se actualiza un ordenador. Te equivocas si piensas esto alguna vez. Yo soy el mismo dice Dios en su Palabra por lo siglo de los siglos. El cielo y la tierra cambiarán, pasarán, pero mis palabras no pasarán. Aquí está la gran verdad que nos cuesta tanto trabajo entender. La Palabra de Dios, el culto, la adoración, la practica del cristianismo no puede cambiar, solo tiene un guión y ese esta en su Palabra. Tratar de cambiar, de actualizar, de hacer ruido y de muchas cosas mas, no es buscar lo mejor, es buscar lo mejor para mi y no para Dios. ¡Cuidado todo cambia! pero ni tú ni yo como creyentes podemos cambiar, tenemos que ser fieles siempre al Supremo llamamiento y eso implica mantenerse firme y con convicción en aquello que hemos creído. No agotemos aun la paciencia de Dios cerrando  la Biblia sino abriéndola. Que el viento pueda mover sus paginas, señal de que aun la abrimos para leerla, y sobre todo no cerrando nuestros oídos pues entonces ciertamente cambiaremos pero nunca a mejor sino para peor.

Pablo Salvador

 


  Antonio Cruz

Hoy mismo cuando leas este boletín nuestro hermano Antonio Cruz será ya oficialmente pastor de nuestra Iglesia. Le deseamos de todo corazón lo mejor para su vida y la de toda su familia.

 

  Próximas elecciones de Ancianos

El próximo día 30 de Mayo se realizara por la tarde las elecciones de ancianos y diáconos. Ya han pasado los tres años correspondientes y la iglesia tendrá que elegir a esos servidores que serán los que junto a nuestro pastor conduzcan con sabiduría a nuestra Iglesia. Oremos por este día tan importante, para que en todo el Espíritu Santo guié nuestro entendimiento.

 

  Han sido padres de nuevo

Nuestros queridos hermanos Eulogio Cabeza y Elizabet Iglesias han sido bendecidos de nuevo con una linda niña que responderá al nombre de Abigail. Gracias a Dios a pesar de que a nuestra hermana le tuvieron que hacer la cesárea ya están en su casa disfrutando de ese hermoso regalo que Dios les ha concedido. Dios os bendiga grandemente.

 

  Accidente fatal

El sobrino de nuestra hermana Mercedes Alcántara y Juan Morilla, fue victima de un accidente de trafico en el cual el sobrino con tan solo 19 años falleció en el acto. Toda la familia esta sufriendo unos momentos terribles. No olvidemos orar por ellos para que Dios les ayude de una manera grande.

 

Oraciones

Siempre hay enfermos por los que orar: nuestro hermano Antonio Gil, Carmen Cabezas, todos nuestros ancianos, todos nuestros niños. También nuestro hermano Fermín necesita nuestras oraciones pues como todos sabemos hace poco lo operaron de cataratas en un ojo y ahora esta mal con el otro ojo. Oremos para que Dios los sane a todos.


Planes se hacen muchos a los largo de la vida cristiana, se dan ideas, se proponen trabajos, pero a la hora de hacerlos solo el perseverante consigue hacer cosas. Todos proponen, quitan y ponen pero pocos perseveran. Después a la hora de mirar lo que otros hacen casi siempre el que no hace nada solo ve lo mal que lo ha hecho precisamente el que lleva perseverando día tras día en el trabajo emprendido desde sus comienzos. ¿A que viene esto? Muy fácil. Año tras años cada quince días el boletín no falta en vuestras manos. Gracias a la perseverancia. No sabemos si hasta aquí estamos cumpliendo nuestro objetivo, pero seguimos diciendo que el que quiera puede tomar este trabajo, no es una prioridad nuestra, no hacemos el boletín para escribir los mismos siempre. El escribir los mismos es porque pocos colaboran y no nos gusta copiar cosas sino ser creativos,  meternos dentro de la vida y de la necesidad de nuestra congregación, o sea de tu vida. Y también conseguir que muchos que ni aun te conocen oren por tu problema. No nos gusta hacerlo a la carrera para salir del paso, nos gusta comunicarte algo, serte útil en tu vida y en nuestra Iglesia. En fin que siempre estamos abiertos a tu opinión y que ojalá lo leyeras con el mismo interés que año tras años lo hacemos. Gracias

 

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO