Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  25  de Abril de 2004 - Nº 358

MI IGLESIA

 

 

Yo soy miembro de mi Iglesia y siento un amor grande por ella. Mi Iglesia es mi segundo hogar, donde me reúno con mi familia mayor; mis hermanos en la fe. Mi Iglesia no es muy grande ni rica, pero yo la amo porque es mi Iglesia. Ella representa muchas cosas buenas para mi, sus miembros son mis amigos, cuando sufro ellos sufren también y cuando estoy contenta por algo ellos se gozan conmigo. Además mi Iglesia me da alimento espiritual. Durante la semana me canso, sufro desilusiones por las injusticias de los hombres, por eso cuando llega el domingo y llego al culto en mi Iglesia el Señor me da descanso espiritual y el pastor con su sermón trae luz a mi mente y gozo a mi alma. Dios me anima para seguir firme y adelante en mi vida cristiana. ¡Que bueno es asistir a la Iglesia! Hay domingos que se presentan algunos estorbos para no asistir al culto, pero yo busco la manera de vencerlos, porque no quiero padecer hambre espiritual.

Mi Iglesia tiene un programa de actividades para la obra del Señor. Como yo soy miembro consciente, quiero colaborar con mi Iglesia y le doy parte de mi tiempo, de mi dinero y de mis talentos. Hay otras iglesias semejantes a la mía, que visito en alguna ocasión, pero yo no abandono mi Iglesia por otro tipo de cosa o actividad, porque yo se que mi Iglesia me necesita y cuenta con mi lealtad, “sobre todo con eso con mi lealtad”.

Yo se que mi Iglesia no es perfecta porque ella esta formada de hermanos débiles e imperfectos como yo, sin embargo le doy todo mi apoyo y mi entusiasmo. Cristo la estableció en la tierra y ella es la agencia del Cielo en la Tierra para llevar adelante la obra del evangelio. Mi Iglesia y yo estamos en un proceso de perfeccionamiento. Cuando Jesús venga en su segunda venida y se despose con mi Iglesia entonces todos seremos perfectos como El es.

Amo a mi Señor y a mi Iglesia, como también a mi pastor. El es semejante a mi pero se  esfuerza para hacer el trabajo encomendado por Dios, ¡Y cuanto bien hace el a mi vida! Cuando el predica es la voz del Espíritu Santo que le esta hablando a mi corazón. El pastor también como todos los hombres tiene sus pruebas y sufrimientos, el es también imperfecto, por eso yo lo respaldo,  lo apoyo con mis oraciones y lo animo con mi presencia, inspirándole para que siga adelante con su trabajo.

¡Que hermoso es para mis hermanos ser miembro de la Iglesia! Yo estoy interesada en su prosperidad espiritual y material.

Deseo buen nombre para mi Iglesia a causa de mi testimonio cristiano y procuro que mi vida cristiana sea limpia a fin de agradar sobre todo a mi Señor y de que nadie le lance piedras a mi Iglesia. Para mi es mejor estar en mi Iglesia que fuera de ella por mucho que truene a su alrededor.

Por eso Dios mío te doy las gracias por mi Iglesia y por todo lo que tengo dentro de ella.

CHARO BORRERO.


ACCIDENTE DE TRÁFICO

El pasado Domingo día 11 de Abril nuestros queridos hermanos Mari y Miguel Salvador, sufrieron un fuerte accidente de trafico. Su coche fue embestido fuertemente por atrás por otro que venia a gran velocidad pasándose un ceda el paso. Ni que decir tiene que Dios puso su mano para que la cosa no hubiera sido peor. Pero aun así, menos la pequeña Ana todos los que iban en el coche fueron dañados de una manera u otra. La que peor parte se ha llevado ha sido nuestra hermana Mari al sufrir heridas severas en su cara. Oremos para que Dios los ayude y fortalezca en medio de esta nueva prueba.

NO OLVIDEMOS LAS ORACIONES

Es muy importante que no bajemos la guardia en la intensidad de nuestras oraciones. Debemos de orar por los enfermos, los unos por los otros y sobre todo por todas las iglesias y por la nuestra.

NUESTROS RETIROS

Finalizaron nuestros retiros, tanto el de los jóvenes como el de la  Iglesia. Podemos decir que ambos han sido maravillosos. Dios los ha bendecido de una manera preciosa y abundante. Damos gracias a Dios por ellos. Hasta el año que viene si Dios lo quiere.

Mas fotos en la Web de la iglesia — http://www.idcsevilla.org 

RETIRO DE JÓVENES

Como ya sabéis este año el XI encuentro de jóvenes de las iglesias de Cristo estuvo a cargo de nosotros.

Ha sido una experiencia fabulosa, primero porque el número de asistentes fue masivo 110 jóvenes, y segundo por que somos un grupo joven y este era un gran reto para todos.

Damos gracias al señor por la palabra que trajo el misionero por Ágape Natán de Souza y su esposa Tere. Han sido de gran bendición y hemos notado que el señor nos ha hablado por medio de él y su ciego Bartimeo.

Hubo veladas, juegos, devocionales, alabanza, gymkhanas, coloquios, deportes, noche del terror...

Quiero desde aquí agradecer a Antonio H., Javier H., Ana Pardo, Ana belén, Abigail, Toñi, Esther, Miguelito, Isaac R., Daniel R, Antero, Samuel, Débora, Julio, Cristina, Miriam, Marcos, Gabi y Jessica( aun que al final no pudo ir) su trabajo antes y durante el campamento ¡¡Sois los mejores¡¡.
 

ANTONIO CRUZ

Aprovechando el retiro celebrado en Aracena por nuestra Iglesia nuestro hermano Antonio Cruz se quedó algunos días en Sevilla buscando un piso para poder alquilar y quedarse como ya todos conocéis trabajando como pastor entre nosotros. Debemos de orar por el y su esposa para que Dios  los bendiga mucho y ayude en esta nueva e importante meta en su vida.


LA ACTITUD

¿DONDE ESTA TU HERMANO?

Génesis 4:9

 

 

 

Con esta pregunta Dios quiere despertar en sus criaturas la preocupación que los unos por los otros debemos sentir.

Es normal que la familia en su conjunto se preocupen sus miembros por saber donde esta cada cual, y éste interés responde en los lazos entrañables que nos unen a los hermanos. En el orden natural esto debiera ser siempre así, pero aun debiera ser mucho mas en el orden de la familia espiritual de Dios, es decir, de aquellos que por la fe en el Hijo de Dios venimos a ser sus hijos espirituales, quedando unidos al mismo tiempo al resto de los otros nacidos del espíritu. Esto era lo que San Juan nos dejó escrito en su epístola primera “SER” nacidos de Dios y no amar a los que han sido engendrados por El es mentir a la fe bíblica. Creer que los creyentes en Jesucristo son  mis hermanos y no preocuparme de saber como están, es una carencia total del amor que decimos sentir por Cristo. Pablo escribió a los cristianos de corintios: “para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros”. (1ª Corintios 12:25).

¡Las cargas del amor nunca pesan, porque el amor puede con todo, no existen sacrificios al que no estemos dispuestos por el amor! Este fue el sentir que hubo en Cristo y que debe de ser referente en la Iglesia.

¿Dónde están aquellos que dejaste de ver? ¿Sabes de ellos? ¿Los buscas? ¿Te preocupas por ellos? ¿Estarán enfermos? ¿Los visitas? ¿Oras por ellos? ¿Lo harías por tu familia biológica? ¿Te gustaría que se olvidaran de tu familia? (Lucas.6:31)

Editorial

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO