Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  25  de Enero de 2004 - Nº 352

TIENES PREMIO SI LO LEES

La verdad es que si pongo este titulo en el artículo que escribo a continuación es solo con el fin de que al menos te llame la atención “lo del premio” y lo leas.

Es verdad hermano leemos poco pero que muy poco. Hemos llegado a un extremo que no nos llama para nada la atención la lectura seria y sobre todo lecturas que  llenen de Dios. La Biblia siendo el libro mas maravilloso del mundo y que ahora a Dios gracias no es perseguido, es cuando menos se lee.

Yo se muy bien que por ejemplo de 150 ejemplares que se hacen de nuestro boletín interior mas del 50% no se lee, y ojala me quede corto. Es triste pero es así. Muchas veces estas tentado a desanimarte y decir ¿Para que? Pero hay unas palabras de Dios en la Biblia que son maravillosas y que ellas son las que verdaderamente te indican que el fruto de tu trabajo nunca es en vano, aunque a mi, algunas veces me lo pueda parecer. “Así que hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano (1ª Corintios 15:58). 

Pues bien, resulta que el único que calibra y mide mi vida y la tuya es Dios mismo, aunque vivamos toda la vida obsesionados con los demás. Los demás no han muerto por ti en una cruz. Los demás nunca van a recompensar tu trabajo con la dignidad y la soberanía de Dios. Los demás ya tienen sus trabajos, tienen sus obligaciones como creyentes y sus dones entregados. Si lo tienen enterrado dentro de un pañuelito en la tierra a causa de los demás es su problema. Cuando Dios venga pedirá cuenta a cada uno individualmente. No me va a dar Dios un golpecito en la espalda diciéndome: “muy bien tenias tus excusas para ni tan siquiera tener un tiempo al día para que yo te hablara en mi palabra”,”muy bien todo lo que ha ido en contra del trabajo que tenias que haber realizado para mi tienen sus excusas”. ¿Merece ahora realmente tu actitud ,tu vida de creyente, de servicio un premio de mi parte? ¿Puedo ponerte en el cielo en un sitio de dignidad? Si cada ladrillo de nuestra casa en el Cielo fuera por nuestras obras hacia su servicio, creo que nuestras casas en el cielo serian ruinosas . Y creo, aunque suene un poco duro decirlo, que aunque vivimos en la gracia de Dios, no esta todo hecho en nuestras vidas, ni conseguido, y eso se nota, se transmite en nuestras actitudes personales. Creer en Dios no es lo mismo que vivir en Dios, ni con Dios, ni ser su hijo. Si no somos capaces ni de leer cosas de la iglesia, ni de alimentarnos de la Palabra de Dios; si no somos capaces de andar juntos, si hablamos mal los unos de los otros, si realmente mi trabajo es para acallar mi conciencia y no para agradar a Dios. ¿Crees que esto resulta una consecuencia normal de un hijo de Dios que anda bajo la gracia? ¿Crees que esto tiene premio? ¿Crees que Dios acepta nuestro culto? La verdadera Iglesia arranca de corazones arrepentidos de verdad y agradecidos para siempre. ¿Muestra realmente nuestra vida ese agradecimiento o somos de los que seguimos pensando qué me lo merezco todo? ¿Qué tienes que Dios no te haya dado? Las cosas que vienen de Dios para nuestras vidas solo nos pueden hacer mejores. Analiza lo que tienes y mírate si has cambiado a mejor o a peor y si descubres esto, ahí esta el premio. ¡Descúbrelo!  

Pablo Salvador.


Necesitamos oraciones

No debemos de olvidar que tenemos bastantes necesidades por las que tenemos que orar.

Nuestro hermano Juan López se encuentra mal de salud, debemos de orar por el para que Dios lo restablezca completamente. Nuestra hermana Lola madre de nuestro hermano Pepe Galván se encuentra hospitalizada  en el Pabellón Vasco a causa de una subida de tensión por lo que necesitamos también de vuestras oraciones, así como la pequeña Ana Salvador la cual ha estado también enferma. Tambien  Carmen Cabeza, Concha Franco, Dalia Hardison y todos los hermanos que sepas y que aquí no estén recogidos.

Nuestro culto de oración

Aunque suene raro pero debemos de orar por nuestro culto de oración, pues la verdad es que cada vez se esta abandonando mas de parte de la mayoría de los miembros de la iglesia y ni que decir tiene que nos estamos perjudicando a nosotros mismos y a nuestra iglesia. Pero bueno, somos mayores y sabemos lo que hacemos. Un día Dios nos pedirá cuentas de muchas cosas. ¿Qué le responderemos?

Toñi Perdomo

    Nuestra muy querida hermanita Toñi Perdomo hija de nuestros hermanos Mercedes y Miguel Perdomo, fue intervenida el pasado jueves. Ella se recupera favorablemente en el hospital. Debemos de orar por ella para que muy pronto este con nosotros totalmente restablecida.


“Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices”

Génesis 32:26

¿Cuantas veces hemos ido a la iglesia y hemos salido igual que cuando entramos? ¿Cuántas veces nos hemos puesto a leer la Biblia en nuestra casa y nos hemos quedado espiritualmente igual que antes de empezar? No hay duda al afirmar que la persona encargada de traer la palabra de Dios a la iglesia tiene el deber y la responsabilidad de profundizar, investigar y descubrir esos preciosos tesoros que Dios tiene escondidos para nosotros en su divina Palabra.

A veces resulta asombroso ver como cuando nosotros queremos algo somos capaces de mover cielo y tierra por conseguirlo, anulando citas, pidiendo créditos, corriendo de un lado  para otro etc.… y sin embargo cuando nos ponemos delante de la presencia de Dios nos solemos conformar con “cubrir el expediente” y si salimos fríos da igual. Jacob exigió ser bendecido y estas palabras tenemos que hacerlas nuestras cuando estemos en la iglesia o cuando leemos su Palabra. Tenemos que exigir ser bendecidos y amenazar con no irnos de su presencia si no lo conseguimos.

No han sido solo los grandes pensadores o los grandes ideólogos las únicas personas que han conseguido hacer cosas importantes por la humanidad, también han conseguido grandes cosas personas testarudas, y no estaría  de más que delante de Dios nos pusiéramos un poco cabezones y le dijésemos a Dios: “Señor; no me iré de tu presencia si no me bendices, no me iré de aquí hasta que no me haya llenado de ti” seguro que así conseguiremos ser bendecidos por Dios.

Otoniel Martínez


LA ORACION DEL ANCIANO

Señor te damos gracias por habernos dado

Una larga vida,

Porque la vida es el primer don que recibimos de ti,

Igual que a todos los demás.

Cuando llegamos al final de esa vida

La poseemos entera entre las manos.

 

Esta vida es la que te ofrecemos Señor,

Con todas sus alegrías y penas,

Con sus buenas acciones y con las que no fueron tanto,

Con sus entusiasmos y decepciones.

 

 

Al ofrecértela, damos gracias también,

Por aquellos que nos han acompañado a lo largo de ella,

A los que ya han desaparecido,

Y a los que aun llevan el peso del día,

Que nosotros también llevamos.

 

 

¡Danos Señor la transparencia del anciano!

Que no busca ya mucho para el ,

Y solo aspira a dejar un recuerdo de paz.

Te miramos a ti, Señor.

Tu venida es para nosotros una luz.

 

       ANA

 

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO