Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  13  de Julio del 2003 - Nº 342

HASTA SEPTIEMBRE

Bueno otra nueva etapa cubierta por nuestro boletín “Testimonio”. Ni que decir tiene que tenemos que decir que hasta aquí nos ayudó el Señor.

No es fácil mantener un trabajo con perseverancia dia tras dia y año tras año. No es fácil mantener las ilusiones como el primer día que lo retomamos. No sabemos hasta este momento si este boletín significa o ha significado algo en tu vida. No sabemos si hemos aportado a tu vida ayuda espiritual e información. Sabemos perfectamente que en los tiempos que corren la lectura esta muy olvidada en cada uno de nosotros. Por eso tratamos de hacerlo ameno y con ideas concretas para que su lectura no se te haga en ninguna manera aburrida, no se si hasta aquí lo hemos conseguido, pero una cosa es cierta, que los que lo hacemos cada vez que lo terminamos nos sentimos felices y contentos de tenerlos entre las manos y la primera y gran idea que hay en nuestros corazones es tu rostro leyéndolo y gozándote con su lectura. Damos gracias a Dios por esas personas que nos escriben desde fuera y nos animan a seguir con nuestra labor, esas personas de otros puntos de España y de fuera de ella que cuando les llega no solo lo leen ellos sino que lo dan a personas que no conocen a Dios y le hacen fotocopias extendiendo su lectura, porque para ellos este boletín es de una ayuda inmensa. Ya por estos detalles tan importantes nuestra labor queda compensada. Lo mas ingrato que hay para nuestro querido boletín es tirarlo a la basura sin leerlo, eso significa no solo que leer te aburre sino que te da igual la marcha de tu Iglesia y la de tus hermanos y también las labores que en ella se hacen.

En fin nos vamos, si Dios quiere hasta Septiembre, deseándote por supuesto unas felices vacaciones y que Dios te ayude en cada momento.

Estamos siempre abiertos a ideas nuevas o comentarios y también como no, si alguien desea tomar este trabajo porque cree que aportaría nuevas ideas y desea hacerlo el o ella, no hay ningún problema de parte de los que lo hacemos, siempre estamos dispuestos a dejar que otro siga con esta labor, el boletín no es exclusividad nuestra, no es de nuestra propiedad es del Señor y de su Iglesia.

Felices vacaciones y hasta Septiembre. A todos los que han colaborado y trabajado de alguna manera en nuestro boletín con sus trabajos les deseo, que Dios los ayude y los bendiga por haber aportado su tiempo y su esfuerzo. Desde el que lo confecciona, escribe, imprime, hace y busca las noticias, y la que semana tras semana se ocupa de mandarlo por correo le doy las gracias desde lo mas profundo de mi corazón por tener estos maravillosos hermanos y hermanas a mi lado y por ser tan generosos para esta labor, porque seguimos queriendo que este boletín sea sin costo ninguno para la Iglesia. Gracias doy a Dios porque siempre pone en el camino hermanos maravillosos que están dispuestos y que con sus labores sordas realizan su trabajo sin ningún tipo de problemas para llevarlos a cabo. Hasta Septiembre….

Pablo Salvador


JUAN ANTONIO DE NUEVO ENTRE NOSOTROS

El pasado Sábado 28 y Domingo 29 la Iglesia en Dos Hermanas organizó dos días de conferencias especiales y el invitado para ello fue nuestro querido hermano Juan Antonio Monroy. Ni que decir tiene que nuestro hermano y amigo como siempre estuvo a una altura espiritual maravillosa con unos temas que impactaron verdaderamente a todos los que asistimos. También ese mismo domingo por la mañana predicó en la iglesia de Sevilla. Agradecemos profundamente desde aquí la labor tan impresionante que este hermano lleva a cabo. El vino a esta conferencias enfermo y aun así sus temas fueron maravillosamente expuestos.

Ahora cuando leas esta noticia nuestro hermano estará ya de nuevo en Cuba dando conferencias en el congreso juvenil que allí se realiza. Oremos por el y demos gracias a Dios por hombres como estos, que son como yo siempre digo, una raza a extinguir, desgraciadamente.

OREMOS EN TODO TIEMPO

No vamos a dar hoy ningún nombre de enfermos y hermanos que necesiten nuestras oraciones, pero sí decirte que no olvides cada día orar por tu Iglesia, por tus hermanos, por los niños, por los jóvenes, por sus líderes, por su predicador y por los enfermos. Según lo que oremos cada día demostraremos en la altura espiritual y en la madurez que vivimos. Si olvidamos la oración, por mucho que digamos y hagamos estamos saliéndonos poco a poco del camino que conduce a la Canaán Celestial.


EVERANO

Salm74:17

Largos son los días del sol caliente,

Y cortas las noches de calor sufriente,

Dorados los campos de ricas mieses,

Gavillas de oro y canto de segadores.

Pan de la tierra para los hombres,

Cosechas que el verano

Llena la tierra de bendiciones.

El verano y el invierno trabajan juntos

Produciendo la vida en todo el mundo.

El verano nos vino del Creador,

Siendo una fuente de bendición,

Llenando de fruto esta estación.

¡Cuantos olores la tierra trae

En esta estadía de tanto calor!

¡Cuantos deleites del Creador!

El verano es una canción

Del alma creyente,

De gratitud y amor.

Manuel Salvador.
 

NOS VOLVEREMOS A VER

El 4 de Noviembre del 2002 a las 12:40 pm., expiró de su cuerpo, el espíritu de mi madre. Esto después de haber sufrido una enfermedad que la postró en cama por poco mas de 6 meses. Al día siguiente sobre las 8:30 AM, se enterraba su cuerpo ya sin vida. Minutos antes tuve la oportunidad de despedir el duelo en la entrada del cementerio.

Durante todo el tiempo de la enfermedad de mi madre, el dolor y el sufrimiento siempre estuvo presente. La cuota fue inmensa. Ahora ya no está en la tierra, ya no sufre, está en un lugar de reposo hasta que venga el Señor. Quería compartir con mis hermanos el texto integro de la despedida del duelo.

“Familiares, hermanos, vecinos y amigos”.

Nuevamente me toca la responsabilidad de despedir el duelo. Esta vez, el de mi madre. El anterior el de mi padre fue hace 9 años.

Desde hace poco mas de seis meses, luchamos contigo día y noche sin descaso. Como hace un buen guerrero en el campo de batalla.

Nunca te faltó, ni el amor, ni el alimento, ni tu medicina, ni el cuidado que necesitabas.

En medio de la angustia y el dolor que abarca este difícil momento, estamos contentos porque el Señor Jesucristo te ha acogido en tu seno.

Un día decidiste obedecer a Dios y con mis propias manos, tuve la oportunidad de bautizarte para arrancarte de las garras del pecado y para que heredases la vida Eterna. A Dios sea la Gloria.

Por todos es conocido tu difícil carácter, y que no todos te toleraban. Tenía que ser los que te amábamos mucho, un día ya enferma en cama, me pediste que todas aquellas personas que pudiste agraviar con tus decisiones, que te perdonaran y que no lo tuvieran en cuenta.

Quizás muy pocos conozcan que naciste pobre de cuna, y que a los nueves años perdiste a tu padre y tuviste que ponerte a trabajar. También conociste la falta de libertad, la perdida de tu compañero, y el desamor de muchas gentes, entre otras situaciones.

Hoy para ti, el perdón de los que te logramos amar y perdonar. Te decimos hasta luego, porque un día te buscaremos entre los Ángeles de Dios en el Cielo para volver a verte.

Agradezco a todos los que de una manera u otra nos ayudaron. Que el Señor lo tenga en cuenta. Un agradecimiento muy especial a todos aquellos que luchamos contigo hasta el final y a ustedes que me acompañaron hasta aquí, para rendir postrer tributo a mi querida madre, “que Dios los bendiga”.

Quiero agradecer al hermano Juan Antonio Monroy, a la Iglesia de Cristo en Sevilla y a la fundación médica “El buen samaritano, de Ceuta”; que desde España me mandaron el medicamento de primera que ella necesitaba. Que Dios se los pague con salud.

Mario Torres Hernández. Iglesia de Cristo de Cuba.

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO