Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  30  de Marzo del 2003 - Nº 335

REFLEXIONES

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan, ¡Y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh, sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber ¡Que envejecen cuando dejan de enamorarse! A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subirla. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y oraría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo. Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles "lo siento", "perdóname", "por favor", "gracias" y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan.”

Si no lo haces hoy, mañana será igual que ayer. Y si no lo haces nunca, tampoco importa.

Ponle acción a tus sueños. El momento es este.

Momentos de Reflexión– Web de Recursos Cristianos


ORACIONES URGENTES

Nuestro hermano Antonio Muñoz ha sido ingresado en el hospital a causa de dolores de cabeza, y los médicos le han detectado una fisura en el cerebro, por lo que le están haciendo pruebas. Toda su familia está muy afectada al igual que la iglesia, ya que Antonio es una persona muy cariñosa con toda la gente y es muy apreciado. Pedimos a toda la iglesia una cadena de oración sin cesar por el y esperamos en el Señor, quien dará la salud que pedimos para nuestro hermano. Oremos también por su familia.

En este mes de marzo también han sido intervenidas quirúrgicamente nuestras hermanas: Ester Galafate y Mercedes Alcántara, ambas se recuperan muy satisfactoriamente. Debemos seguir orando por ellas. también a nuestra hermana Dalia le hicieron una biopsia del vientre y ha dado como resultado un mioma benigno y si Dios lo quiere se recuperará y la tendremos con nosotros.

Nuestra hermana Trinidad Sánchez sufrió una caída pero Dios la cuidó y no tuvo mayores consecuencias, ya el domingo estuvo en la congregación.

PARTIÓ CON EL SEÑOR

El sábado 15 de marzo la madre de nuestra hermana Mari Pérez partió con el Señor, y ella antes de hacerlo, en una oración de fe, dio testimonio de nuestro Señor Jesucristo como Señor y Salvador personal de su alma. Su hija Mari le había leído momentos antes los Salmo 23 y 91. Tanto su familia, hijos y esposo pidieron al pastor de nuestra iglesia Manuel Salvador que hiciera el servicio religioso en el tanatorio de San Lázaro de Sevilla. Desde aquí transmitimos a toda la familia nuestro mas sentido pésame y les animamos por las palabras de Cristo: “El que vive y cree en mi no morirá eternamente” Juan 11:26


REFUGIO DIVINO
"Confiad en el Señor perpetuamente, porque en el está la fortaleza de los siglos" Isaías 26:4

La inseguridad ciudadana es hoy por hoy un de las cosas que mas preocupan en nuestro mundo moderno. Nadie vive seguro en ninguna parte de nuestro planeta, que al igual que una choza vieja será removida de su lugar en cualquier momento. Ya no hay países lo suficientemente seguros donde podamos decir que aquí no nos alcanzará el mal. La maldad se ha extendido por todo lugar y la locura humana se ha adueñado del colectivo global de nuestra sociedad. La gente tiene miedo y en especial aquellos que mas seguros se sentían debido a su poder económico o militar, y esto ya no es así. Nuestra sociedad está enferma de violencia y los seres humanos vivimos cada día con mayor grado de agresividad. Esto es algo que vemos y se detecta a todos los niveles en nuestro pobre mundo, en donde hasta la misma naturaleza parece haberse aliado con los poderes del miedo para que sigamos siendo azotados por los continuos desastres que llamamos "naturales". ¿Y que diremos de la hambruna que azota a millones de humanos, y cuyas imágenes tenemos continuamente delante de cada uno de nosotros? Imágenes que nos dejan una impresión de angustia, pensando si quizás este jinete apocalíptico nos visite también a nosotros. ¿Qué hacer? El mundo no sabe ni quiere mirar a Dios, y entrar por la fe en las manos protectoras de Dios, único sitio donde el mal que viene y se extiende no nos alcanzará. Dios mismo es nuestra fortaleza y refugio de los siglos. Los creyentes debemos vivir en completa confianza y buscar a aquel varón que ha sido puesto como "escondedero contra el viento y refugio contra el turbión" Isaías 32:2 A vosotros, mis hermanos en la fe de Cristo os escribo estas palabras para que por la fe y la esperanza nos pongamos bajo la cubierta divina a fin de huir de la ciudad de destrucción, colocándonos bajo el amparo de sus alas divinas hasta que pasen los miedos y quebrantos que de seguro vienen. Cristo es el único lugar seguro donde tendremos completa seguridad y paz verdadera. Hagamos nuestro nido de fe bajo su nube de amor y misericordia.

EDITORIAL

Ir al principio

Volver a índice TESTIMONIO