Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  17 de Noviembre del 2002 - Nº 326

EL DOMINGO

Queridos hermanos, quisiera compartir con vosotros mis sentimientos y la necesidad que mi alma tiene cada primer día de la semana de participar del día del Señor. Quiero que sepáis que para mi el domingo es bálsamo para mi alma y como una fuente de agua fresca donde calmo mi sed gozándome con mis hermanos en la alabanza y en la adoración. Es bueno que el domingo, día establecido por el Señor lo dediquemos a El conmemorando su muerte y resurrección. El domingo es un regalo del Señor, un día de alegría y gozo para los creyentes. El domingo es cuando los miembros de la iglesia, que es el cuerpo de Cristo, nos juntamos como un solo cuerpo en Cristo para adorar y glorificar al Padre por medio de las alabanzas, de la lectura, las oraciones y Su palabra la cual es nuestro alimento espiritual que nos sostiene por medio de la fe unidos a Cristo. El domingo recordamos la muerte del Señor y su resurrección al participar del pan y del vino en la Santa Cena. ¡Qué gran regalo del Señor al darnos el domingo! Un día de descanso cada siete para que nos unamos en un mismo espíritu de adoración. Algunos dicen que para adorara Dios no es necesario el domingo, ¡Qué error tan grande! Yo pienso que sin el domingo el recogimiento religioso se hace imposible para los hijos de Dios.

Hermanos os animo a no dejar de congregarnos los domingos. El Señor quiere que su pueblo se reúna, pues las mejores bendiciones de Dios las recibimos el domingo en el culto. El Señor nos dice que donde dos o tres se reúnen en mi nombre el manda bendición y vida eterna.

No dejemos de reunirnos los domingos pues si no lo hacemos como El nos manda le estamos quitando su adoración y alabanza, y solo El es merecedor de todo ello.

JUAN RUBIO.

UNION FEMENINA

El próximo miércoles 20 de Noviembre a las 18 h. en la reunión de la Unión Femenina nos visitará la hermana Carolina Kent, sicóloga y consejera pastoral para darnos una conferencia acerca de “Como potenciar nuestra autoestima”. Todas las hermanas quedan invitadas y asimismo aquellos que lo deseen. Aprovechad esta oportunidad para invitar a vuestras amigas. Esta conferencia será grabada. Si alguien no puede asistir y desea tener la cinta deben ponerse en contacto con la hermana Elena o Charo.

Recordad también que el 27 de Noviembre nuestro pastor dará a las señoras de la iglesia un tema que será “La persona y la obra del espíritu Santo”. Intenta no perderte estos temas, seguro que serán de mucho bien para tu vida.

BODA DE CARLOS Y LAURA

El sábado 26 del pasado mes de octubre se unieron en santo matrimonio nuestros hermanos en Cristo, Carlos Muela y Laura García. El miembro de la iglesia de Cristo en Alcorcón y ella miembro de nuestra congregación. La ceremonia religiosa tuvo lugar en Madrid. Desde aquí les deseamos muchas felicidades y una vida llena de todas las bendiciones del Señor que son las que enriquecen la vida de sus hijos ¡Dios os bendiga hermanos!

AL QUE HONRA, HONRA

Cuando este boletín esté en tus manos ya se habrá celebrado un acto de homenaje a un grupo de hermanos que durante veinte años estuvieron trabajando en la comisión permanente de defensa de los evangélicos españoles y entre los que se encuentran nuestros hermanos Juan Antonio Monroy, José Cardona y otros. La FEREDE en reconocimiento a la gran tarea desarrollada por estos hombres, y en un acto sencillo en representación de todo el protestantismo de nuestro país y como muestra de sincera gratitud y reconocimiento a sus muchos desvelos por todas las iglesias evangélicas de España, les han querido mostrar de esta manera la gratitud de muchos que aun sin saberlo hemos sido bendecidos por Dios mediante el esfuerzo de ellos. ¡Muchas gracias!

RETIRO DE JÓVENES

El último fin de semana del pasado mes de octubre, un numeroso grupo de treinta jóvenes pertenecientes a nuestra congregación y a otras hermanas como la Iglesia de Cristo en Chipiona, partieron con destino al recinto Los Naranjos, situado en el Pedroso. Allí, entre jóvenes y adolescentes se disfrutó de un maravilloso tiempo de fraternidad, donde además de realizar juegos y veladas también tuvimos un tiempo dedicado a nuestro Señor. Se impartieron tres conferencias las cuales giraron en tomo al tema de la UNIDAD, tema del que hemos aprendido que todos somos importantes en la iglesia y que cada uno desempeña un papel distinto dentro de esta. Por otra parte, también comentar que durante el tiempo que nos encontramos allí, estuvimos atendidos por otros hermanos de distintas iglesias a la nuestra, quienes se encargaron de preparar la comida y de hacer que nuestra estancia allí fuese mucho más agradable.

Para finalizar, decir que todos hemos quedado muy contentos con este pequeño retiro, ya que a parte de haber aprendido más de la Biblia, también nos ha servido para conocemos más los unos a los otros. Así que desde aquí, animamos a los jóvenes que no pudieron asistir a que vengan al próximo que se realice, ya que todos hemos quedado convencidos que muy pronto debemos de volver a repetir una experiencia tan magnífica como esta.

Ir al principio

LA HORA DEL AMOR

La falta de amor nos está convirtiendo a todos en estatuas de mármol. Nos estamos planteando la existencia en términos de músculos, nervios y huesos. Hablamos de hacer el amor, como si eso fuera posible, pero no hablamos de amar.

He consultado cuatro enciclopedias conocidas internacionalmente, para comprobar el espacio que cada una concede al vocablo "amor". En la Enciclopedia firmada por Diderot y D' Alembert, la que revolucionó Europa a finales del siglo XVIII, 18 tomos en lengua francesa, a la palabra "amor" se le dedican diez grandes páginas, tamaño 45x25. La Enciclopedia Universal Ilustrada de Espasa Calpe, 103 tomos, edición de 1906, concede a la palabra "amor" seis páginas. La Nueva Enciclopedia Larousse, en español, once tomos, da menos de una página a la palabra "amor". Y la Enciclopedia Británica, 24 tomos escritos en inglés, edición de 1980, sólo dedica ocho líneas a la palabra "amor". Con una nota en la que dice que la idea del amor se trata en artículos sobre otros temas. En cambio, palabras como "átomo", "ciencia", "técnica", "industria", etc., ocupan grandes espacios.

Nos estamos tecnificando, atomizando, industrializando, pero nos estamos desenamorando. Todo ello a paso agigantado. Estamos olvidando, tristemente, que la salvación del individuo y del género humano está en el amor, sólo en el amor. El amor cambia el rostro del hombre. El amor da alas al alma. El amor permite la recuperación de la primitiva pureza divina. Decimos que el amor todo lo vence. Pero, a lo que parece, no queremos victorias sentimentales. Huimos del amor y nos parapetamos tras nuestros mezquinos egoísmos.

Ha llegado la hora de las locuras, la hora de los grandes amores. Al mundo de hoy sólo lo salvan los locos, las personas capaces de amar por encima de las razones de la razón. Los fríos, los cerebrales, los cabalísticos, los que nunca se equivocan porque jamás aman, ésos... ésos ni siquiera podrán salvarse a sí mismos. Esta hora es la hora nuestra, la hora de los locos, que, en nuestro voluntario desvarío, gritamos al mundo: "Mundo, quiero tu salvación. Te acepto en mi lecho de amor".

Saludos,

Juan Antonio Monroy

Extraido de “Atrio”, Boletin Interior de la Iglesia de Cristo en Madrid

Ir al principio

Volver al boletín actual