Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  4 de Noviembre del 2002 - Nº 325

 ¿HALLASTE MIEL?

Son increíbles, las comparaciones y lecciones morales, escritas en los capítulos del 25 al 27 de los Proverbios.

Cuanta falta le haría al ser humano, incluyendome a mí, aprender aunque sea un poco, de lo mucho que me enseñan estos capítulos, acerca de nuestro comportamiento.

¿Hallaste miel? come la que te basta, no se que hastiado de ella la vomites.

¡Profundidad y sabiduría esconde este versículo !

Los seres humanos somos variables como el aire; podemos ser hielo y fuego; de todo nos cansamos, son muchas las veces, que hallamos miel en nuestras vidas. Está dulce, nos gusta, y tomamos de ella, todos los días, pero nos llegamos a embriagar tanto de esta miel, que llegamos a aborrecerla.

De muchas cosas nos cansamos o nos hartamos, por no saber dosificar, controlar, nuestros sentimientos, muchas veces engañosos. Deseo algo, lo tengo si puedo, ahora lo convierto en el todo sin control y al tiempo me hastía. Por ejemplo... ser tu ahora mi mejor amigo no es excluir a los demás, y querer tu amistad sólo para mi, nada más; o enamorarme y querer en un día o en poco tiempo, llenarme de miel hasta no poder más. Se convierten en errores que se pagan muy caros. Hay amistades, que en un momento se coge confianza, se lo cuentas todo y al poco, lo consideras como esos amigos para siempre, "Los mejores", pero de repente, llega la indigestión, la miel se hace empalagosa, se rompen y dañan cosas importantes, pues la traición arranca el corazón de cuajo.

Si supiéramos medir, controlar, si nos dejáramos guiar más por las lecciones de la Palabra, no nos caerían tantos bloques de piedra encima.

La sociedad sufre de vaciedad, aún rodeada de muchas cosas, pero al final ninguna llena el alma humana.

Se llega al matrimonio harto de miel, nada queda por descubrir. El amor reclama paciencia y dulzura, no embriaguez y prisas.

Todo al final hastía, pero el alma sigue vacía, los sentimientos, los valores auténticos, pierden la batalla ante tanto empalago de cosas. De esto la sociedad se aprovecha.

Aprendamos a descubrir nuestros verdaderos sentimientos, sin medirlos por intereses.

PABLO SALVADOR.
 

RETIRO DE JOVENES

Del 25 al 27 de octubre nuestros jóvenes estuvieron de campamento en Cazalla de la Sierra. Asistieron casi la totalidad de los jóvenes de nuestra iglesia y algunos otros de otras congregaciones hermanas. Podemos afirmar que de este retiro otoñal ellos vinieron renovados en el espíritu, con fuerzas renovadas para una mayor entrega al Señor Jesús. Ellos han venido muy gozosos por la bella experiencia de hermandad y camaradería compartida en el bello paraje de la sierra sevillana. Desde aquí animamos a nuestros jóvenes para que sigan repitiendo esas preciosas reuniones de convivencias fraternales entre ellos, porque esto es bueno y delicioso a los ojos de Dios.

REUNION DE RESPONSABLES DE MINISTERIOS

El sábado 19 de Octubre el grupo de hermanos y hermanas que ministran como responsables de los diferentes departamentos de la congregación se reunieron con el consejo de ancianos para orar juntos por las actividades que cada grupo de trabajo viene desarrollando en la congregación, y también para presentar e informar de los programas de trabajo para el curso que ya está en marcha y que durará hasta el próximo mes de Junio del 2003. Fue una reunión preciosa en la que todos los hermanos responsables informaron y presentaron sus informes con gozo, y siempre con un espíritu positivo. Según declaración de cada una de ellos, los grupos y trabajos van muy bien, y aunque en ciertos momentos hubo algunas dificultades, todas van siendo superadas en el Señor, y en términos generales todos están contentos y con muchas ganas de trabajar. ¡Muchas gracias al Señor por los ministerios y los que ministran en su obra!

INGRESADA EN EL HOSPITAL

Nuestra hermana Mari Saeta ha sido ingresada en el Hospital de Valme a consecuencia de dolores de angina de pecho que se le están repitiendo con bastante frecuencia. Mari es una mujer muy fuerte en su fe a Cristo, es un bello ejemplo y testimonio, y ella sabe que tiene todo el cariño de sus hermanos en la fe y que oramos sin cesar para que el Señor la sane de esa dolencia y la veamos entre nosotros muy pronto. ¡Te queremos Mari, estas en nuestros corazones y oramos por tu salud física, porque espiritualmente estas muy sana!

Ir al principio

¿DONDE SE ENCUENTRA EL CIELO?

Hubo un predicador que predicó un domingo sobre el Cielo. A la mañana siguiente, cuando paseaba por el pueblo, se encontró con uno de los miembros ricos de su congregación.

- Pastor, -le dijo- usted predicó un buen sermón ayer sobre el Cielo. Nos habló sobre el Cielo, pero.. no nos dijo dónde está el Cielo...

- ¡Ah! -dijo el pastor-. Me alegro de tener la oportunidad ahora. Acabo de venir de la cumbre de esa colina. En esa cumbre hay una casa, donde vive un miembro de nuestra congregación. Está enferma en cama con fiebre; sus dos hijos pequeños están enfermos en otra cama, y no tiene carbón, madera, harina, azúcar ni pan. Si usted fuese a una tienda y comprase cinco libras de provisiones y se las enviase, y fuese a ella y le dijese: "hermana mía, le traigo estas provisiones en el nombre de nuestro Señor y Salvador". Luego leed el Salmo 23 y orad. Y si usted no ve el Cielo antes de acabar de estar allí, yo le devolveré el importe que gastó.

A la mañana siguiente el anciano rico fue al predicador y le dijo:

- Pastor, hice lo que me dijo, y vi el Cielo. Pasé 20 minutos en el Cielo tan ciertamente como que usted me está escuchando...

Ir al principio

"EN TODA ANGUSTIA NUESTRA..." Isaías 63:9

Escribiendo San Pablo su epístola a los colosenses les decía que se gozaba cuando padecía o sufría por ellos, cumpliendo de esta manera lo que faltaba de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia (Col. 1:24). La deducción es muy simple. Cuando un miembro de la iglesia sufre, también sufren los demás, y si un miembro no siente el dolor del otro miembro, tenemos mucho que dudar que ese miembro esté unido al cuerpo de la iglesia. La cabeza de la iglesia, la cual es Cristo, su edificador y comprador, sufre con cada dolor o angustia de sus hijos y hermanos. Cada pena es la pena de Cristo. Cada suspiro son los suyos. Cada lágrima es vertida por sus ojos. Cada enfermedad es de su propio cuerpo. Pero también toda su gloria es la misma gloria de su iglesia. El no está lejos de nuestras angustias, vive en ellas, participa de ellas, grita con cada dolor que sale de nuestro pecho, y es con cada angustia nuestra que sigue dando alaridos de parto por sus redimidos, enseñándonos a los que sufrimos con El que también con El reinaremos una vez pasadas estas primeras cosas; después todas las angustias del tiempo presente quedaran olvidadas ante las grandezas y glorias que muy pronto han de manifestarse en los que ahora somos hijos del dolor transitorio. Por tanto no exasperemos ni pensemos que estamos solos bajo el peso de la carga, Cristo camina paso a paso con nosotros y en nosotros, dándonos estimulo y consuelo en todos nuestros momentos de prueba. ¡Que Dios te bendiga!

EDITORIAL

Ir al principio

Volver al boletín actual