Cabecera "Testimonio"

http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  17 de Marzo del 2002 - Nº 312

¡MAS JESÚS CALLÓ!

 El silencio de Jesús cuando lo juzgaban, incluso con testigos falsos, antes de ser llevado a la cruz, me impresiona. El que hizo la boca, calló ante sus acusadores. Un silencio que impresionó a todos y a Pilatos lo maravilló. ¿Puede maravillar un silencio? Si que puede. Que maravilloso seria que el hombre aprendiera de Jesús, y nosotros los creyentes mas. Usualmente el silencio que empleamos, cuando todo va mal es el silencio del apartamiento de Dios, un silencio acusador, negativo. El silencio profundo y humilde que usó Jesús fue el del perdón, el de la humildad, y sobre todo el de la acción y el trabajo hasta sus ultimas consecuencias. Todos le acusaban. Testigos falsos fueron comprados para llevarlo a la cruz, para injuriarle y gritarle. ¡Que desesperante es una situación de este tipo! Sin culpas y acusado. Sirviendo a todos y criticado. Traicionado por muchos y señalando el peligro para salvar al hombre, mas sin embargo condenado sin piedad. ¡Mas Jesús calló! El hincó su silencio en sus corazones, en sus conciencias, ellos mismos no pudieron soportar lo que estaban haciendo con el Rey de Reyes que callaba. Su silencio fue victoria. Su silencio fue nuestra vida hoy.

El silencio del que trabaja, ama y sufre, aun sabiendo que muchos posiblemente no lo amen, lo acusen o quizás critiquen es un silencio grande, maravilloso. Un silencio que solo Dios conoce porque El lo vivió en sus carnes. El silencio de Dios sigue siendo perdón y espera para sus hijos y salvación para el perdido. Dentro de poco Dios abrirá su boca y ahora no será para callar, sino para hablar y obrar con justicia, una justicia que para muchos será vida y para otros muerte. ¡Ojalá nosotros los creyentes sepamos callar para vida y no para muerte! Aprendamos del Maestro.

PABLO SALVADOR.

 

SOLO DIEZ DIAS

Este será nuestro ultimo anuncio sobre nuestro IX Retiro. Tanto nuestro retiro como el de los jóvenes deben ser puestos en las manos de Dios en oración, para que podamos venir renovados y fortalecidos en la fe que nos fue dada para nuestra riqueza y gloria, en aquel que es el autor y consumador de las mismas. Esperamos con verdaderas ganas esos momentos que viviremos juntos los hermanos, al lado de Dios nuestro Padre y de Jesucristo nuestro Salvador. Ojalá, si cuando cojas este boletín ya no queden plazas libres, lo cual será señal del lugar que ocupa nuestro retiro en la experiencia de la vida de nuestra iglesia.

ENFERMOS

Nuestra hermana Carmen Cabezas sufrió una caída en su hogar, por lo que tuvo que ser ingresada, para seguidamente ser intervenida de su cadera rota. Hasta el momento nuestra hermana, a pesar de su edad se recupera muy bien, por lo que estamos orando al Señor por su completa y total recuperación. Tanto nuestra hermana, como asimismo su familia, agradecen a la iglesia sus oraciones, y la ayuda que las hermanas de la congregación les están prestando, en el cuidado de su madre en el hospital. Hermana Carmen te queremos y te mandamos besos y abrazos y oraciones por tu total sanidad.

También Petra Holgueras, madre de nuestra hermana Lourdes, y hermana de nuestro hermano Santos, la cual vino de su pueblo para ayudar a cuidar a su hermano. Ella ha sufrido una angina de pecho y una trombosis en su pierna, por lo que está hospitalizada en el Hospital Universitario, en la planta 7, habitación 710. Por lo que pedimos a la iglesia las oraciones de todos los creyentes para que esta querida amiga nuestra sea pronto dada de alta y se recupere completamente de sus dolencias. ¡Petra, saludos y besos de toda la Iglesia de Cristo en Sevilla!

También debemos seguir orando por nuestros hermanos Santos Holguera y Antonio Gil. Y decirles que aunque por vuestras enfermedades no podáis estar ahora entre nosotros, vosotros si estáis en todas nuestras oraciones, y os mandamos desde aquí nuestro deseo de sanidad y el gozo del Señor en vuestros corazones. Todos los hermanos os enviamos muchos besos.


Ir al principio

10 PALABRAS BELLAS

En el principio fue la palabra creadora. Al final será la palabra acusadora, la palabra justiciera. Siempre la palabra, de un extremo a otro de la eternidad en el tiempo sin tiempo del calendario divino. La Palabra habitó entre nosotros y por ella fuimos.

¡Maravilla pensar que lo que nos hizo humanos fue la Palabra!

A mediados del pasado mes de octubre tuvo lugar en Valladolid el segundo Congreso de la Lengua Española. Un Congreso de la palabra. Una reunión de especialistas llegados de numerosos países con la única intención de limpiar la palabra de tantos hedores como arrastra y volverla a sumergir en sus limpias aguas.

Los académicos y otros Intelectuales que asistieron al Congreso eligieron diez palabras como las más bellas de nuestro idioma español: amor, libertad, alba, melancolía, amigo, belleza, mar, luz, silencio y paz.

De las diez palabras seleccionadas, sólo una es más o menos negativa, la palabra melancolía. Decía Gregorio Marañón que la melancolía es una larga tristeza que puede hacer al individuo morir de pena.

Las nueve palabras restantes son maravillosas y se refieren a un mundo muy poco parecido a este en el que vivimos. El mundo que estaba en la mente del Creador cuando el primer "Dijo Dios" de Génesis 1:3 puso en movimiento la Historia. Un mundo en el que el amor fuera la más noble fuerza del espíritu; un mundo donde el límite de nuestra libertad fuese la libertad del otro; un mundo formado por pueblos cuyos moradores alabasen al Supremo como le alaban todas las estrellas del alba. Un mundo que nunca permitiera crecer la hierba en el camino de la amistad; un mundo que llevara la belleza en los ojos y la descubriera en cualquier dirección que éstos giraran; un mundo sin tempestades, semejante a un mar en calma; un mundo que distinguiera la luz de las tinieblas, el imperio del bien y el imperio del mal; un mundo que exaltara y viviera la grandeza del silencio; un mundo donde todos sus habitantes tuvieran la paz en la mente, como se tiene en el espíritu el soplo divino. Esas diez palabras bellas , juntas todas, nos devolverían el Edén perdido. ¡Qué bonito es soñar!

Juan Antonio Monroy

Articulo extraido de ICPress


¿A QUIEN IRÉ SEÑOR?

HAY VECES QUE ME ENCUENTRO TRISTE Y AFLIJIDO

QUE MI CORAZON,

A VECES SE ENCUENTRA MUY MAL HERIDO,

POR LAS COSAS DE ESTE MUNDO

QUE ME TIRAN POR LOS SUELOS.

 

QUIERO BUSCAR TU PRESENCIA

QUIERO BUSCARLA Y NO PUEDO

HAY VECES QUE MIS ALAS

NO SE PUEDEN ELEVAR

QUIEREN IR A TU PRESENCIA

EN ESPIRITU Y VERDAD

PERO HAY ALGO QUE LO IMPIDE,

QUE ME PUEDA LEVANTAR.

 

PERO CLAMO A TI, DIOS MIO,

QUE EN LA CRUZ VENCISTE AL MAL

TU ERES MI DIOS,

MI BUEN DIOS QUE TANTO ME AMA,

EL QUE A SU HIJO DIO

PARA PODER SALVAR MI ALMA

 

¿A QUIEN IRÉ SEÑOR SINO A TI?

HAY VECES QUE ME ENCUENTRO

TRISTE Y AFLIJIDO

PERO TENGO UN DIOS DE AMOR

QUE ESTARÁ SIEMPRE CONMIGO.

 

MANUEL RUIZ LAGE

Ir al principio

Volver al boletín actual