Cabecera "Testimonio"
http://www.idcsevilla.org

DOMINGO  18 de Noviembre del 2001 - Nº 304

SALVADO DOS VECES

"Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo... Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él."

2ª Corintios 5:18 y 21

"Agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas... haciendo la paz mediante la sangre de su cruz."

Colosenses 1:19-20

"Dios nuestro Salvador... quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad."

1ª Timoteo 2:3-4

Uno de mis amigos iba regularmente los jueves por la noche a una piscina cubierta. Allí siempre veía a un hombre que le llamaba la atención: tenía la costumbre de correr hacia el agua y mojar primeramente sólo el dedo gordo de su pie. Luego iba al trampolín más alto y con un espléndido salto se zambullía en el agua. Era un excelente nadador. No es de extrañar, pues, que mi amigo se preguntara por qué ese hombre tenía la rara costumbre de mojar su dedo gordo antes de saltar al agua. Un día se armó de coraje y fue a preguntarle el por qué de su hábito. El hombre sonrió y contestó: Sí, tengo un motivo para hacerlo. Hace unos años era profesor de natación de un grupo de hombres. Mi deber era enseñarles a nadar y saltar del trampolín. Una noche en que no podía dormirme, decidí ir a la piscina y nadar un poco; siendo profesor de natación tenía una llave para entrar allí. No prendí la luz porque conocía bien el lugar. La luz de la luna brillaba a través del techo de vidrio. Cuando estuve sobre el trampolín vi la sombra de mi cuerpo contra la pared de enfrente. Con los brazos abiertos mi silueta formaba una magnífica cruz. En lugar de saltar, me quedé parado, contemplando esa imagen. En ese momento pensé en la cruz de Cristo y su significado. Yo no era creyente, pero de niño había aprendido un cántico cuyas palabras me volvieron a la mente y me recordaron que Jesús había muerto para salvarnos por medio de su preciosa sangre. No sé cuánto tiempo me quedé sobre el trampolín con los brazos extendidos ni por qué no salté al agua. Finalmente me di vuelta, bajé del trampolín y me dirigí hacia la escalera de la piscina para sumergirme en el agua. Bajé por la escalera y mis pies tocaron el duro y liso piso... ¡la noche anterior habían vaciado el agua de la piscina sin que yo me diera cuenta!. Me estremecí y un escalofrío me corrió por la espalda. Si hubiese saltado, ése habría sido mi último salto. Esa noche la imagen de la cruz en la pared me salvó la vida. Quedé tan agradecido a Dios –quien en su gracia me había dejado vivir- que me arrodillé al borde de la piscina. Fui consciente de que no sólo mi vida sino también mi alma precisaba ser salvada. Para eso había sido necesaria otra cruz, aquella en la cual Jesús murió para salvarnos a usted y a mí. Él me salvó cuando le confesé mi culpa y me entregué a él. Esa noche fuí salvado dos veces. Ahora tengo todavía un cuerpo sano, pero, lo que es mucho más importante, soy salvo por la eternidad. Quizás usted pueda comprender por qué me mojo primeramente el dedo gordo antes de saltar al agua.

Reflexión de www.amen-amen.net

Extraído por Paco Juliá (padre)

BIENVENIDA

Nuestra iglesia se gozó con el regreso de nuestro hermano Clemente Martín quien el domingo 28 del pasado mes de Octubre venia acompañado de su esposa Dalia, para cuyo compromiso se había desplazado a Alemania desde hacia siete meses, tiempo que nuestros hermanos necesitaron para arreglar toda la documentación necesaria para contraer matrimonio. Nuestro hermano Clemente necesitó mas tiempo del que tenia previsto, pero gracias a Dios todo ha terminado felizmente, y los hermanos de la iglesia en Alemania, a la que Clemente perteneció por muchos años, y en donde conoció al Señor. Los hermanos lo han cuidado durante todo este tiempo que ha estado entre ellos y su pastor José Reyes nos envió una carta certificando que ella fue bautizada por inmersión en su iglesia hacia algún tiempo y además certificó que nuestros hermanos Clemente y Dalia contrajeron matrimonio civil, ante Dios y su iglesia. Nuestros nuevos esposos desean establecer su residencia en Sevilla y por lo tanto desean ser recibidos como miembros de nuestra iglesia, a la que Clemente pertenece hace años. Deseamos que Dios bendiga su unión y que el tiempo que El quiera tenerlos en esta tierra les acompañe siempre cuidándolos y preservándolos para su Reino Eterno. Hermanos sed muy bienvenidos y que el Señor os colme de felicidad desde ahora y para siempre.

PARTIÓ CON EL SEÑOR

El martes 30 de Octubre el Señor llamó a doña Ángeles Valdelvira Molina, pionera de la primera Iglesia de Cristo en Dos Hermanas, hace mas de 50 años. Ella fue llamada por su Salvador a la edad de 87 años. Una mujer de la que destacó su nieto en el servicio religioso, celebrado en el cementerio de Dos Hermanas, como digna de alabarle, tanto en su labor de esposa, como madre, infatigable y trabajadora para sacar adelante a una familia de 8 hijos. Ahora podemos decir de ella lo que está escrito en la Biblia sobre aquellos que han dormido en la fe de Jesús “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Si, dice el Espíritu, descansaran de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.” Apocalipsis 14:13

Desde nuestra iglesia en Sevilla mandamos nuestro cariño y recuerdos a su familia en Dos Hermanas, Ubrique, y Estados Unidos. Y a la iglesia donde ella se mantuvo como fiel cristiana a lo largo de los años en la Iglesia del Buen Pastor. El Señor os conforte en estos momentos por la ausencia temporal de vuestra hermana en Cristo hasta nuestra reunión con ella.

ORACIONES

Seguimos necesitando oraciones perseverante de la iglesia por los siguientes hermanos: Juan Antonio Monroy, Pilar Bernal, Santos Holgueras, Antonio Gil, Carmen Cabezas, David Ruiz, Lucia Santana, Cancha Franco, Juan Bernal ... No seamos indiferentes ante el dolor de los que sufren, hagamos oraciones sin cesar.

¿NI UNA HORA?

Mateo 26:40

Estoy sufriendo por vosotros y me dejáis solo, siento la necesidad del calor de mis amigos en la fría noche, y solo siento el sonar de sus ronquidos, no hay quien escuche la quebrada agonía, el sudor que de la frente cae, no tiene pañuelos amorosos cuales plumas suaves de cariño que en su cara se pose, solo gemidos y clamores del que sufre.

Necesito de alguien que a mi lado ore, pero todo es inútil, duermen mientras el mal a su lado se extiende, mientras a la tierra cae la sangre inocente. ¿Ni aún una hora para velar conmigo? ¿He de velar yo solo por las enfermedades y sufrimientos de tus hermanos y amigos? ¿No es tu vivir despierto, estar dormido para conmigo? ¿Por qué me dejas orar solo, cuando es ahora que a mi lado te necesito?

¡Vente a mi huerto para que veas mi dolor que por ti siento, despierta de ese tu dormir, de la indiferencia que me hace morir de angustia! ¡No duermas ahora que la noche se acerca, que el infierno ríe ante el dolor de los que gimen!¡No te duermas por el bien de ti mismo! Porque en tu sueño caerás al negro abismo ¡Vente al huerto a orar conmigo! ¡Reúnete al calor de la hoguera con las oraciones de los verdaderos discípulos y amigos! ¡No dejes al Maestro sólo, porque puede que vengan a prenderle aquellos hijos del infierno y dejarte solo en el camino! ¡No te duermas y vente a orar una hora hoy conmigo!

EDITORIAL

 

“Felices los que pueden dar sin recordar y recibir sin olvidar" Ana Contreras

""Dios es lento para la ira. Tardó más en destruir a Jericó que en hacer el mundo." Thomas Watson

"La oración es buena, el hábito de oración es mejor, pero el espíritu de oración es el mejor de todos." Charles Spurgeon

"El diablo tiene más conocimiento que cualquiera de nosotros, y sin embargo no es mejor por ello."  J. C. Ryle

  Ir al principio

Volver al boletin actual